La facilidad con que se mal interpretan los e-mails


Prueba Acai Berri Gratis

Sólo gastos de envío.
El tono en los correos electrónicos es muy fácil de malinterpretar, más de uno de los lectores habrá experimentado alguna pelea, o momento incómodo, por la malinterpretación de un email. Aquí en Depsicología ya hablamos sobre cómo las mayúsculas y los emoticones afectan nuestra percepción en los email, así como la forma en que nos afecta el lenguaje no verbal de internet.



Daniel Goleman, escribió un interesante artículo para el New York Times sobre el por qué de la mala interpretación de los correos electrónicos. El principal problema, dice, es que no existe un canal donde comunicar nuestras emociones, más que los emoticones.

Goleman las mala interpretaciones en 5 tipos principales:

- Emails positivos son reintepretados como neutrales, mientras que emails neutrales se vuelven negativos.

- Los destinatarios califican bromas como menos graciosas que la persona que las envió.

- Quienes los envían suelen sobreestimar la efectividad con que pueden comunicar un sentimiento.

- Los receptores también sobreestiman lo bien que pueden entender sentimientos.

- Pequeñas diferencias entre personas que intercambia emails pueden crecer fácilmente, a veces causando la ruptura de una relación.

La causa de estas malas interpretaciones suele ser el intervalo entre cómo nos sentimos cuando estamos escribiendo y el significado ambiguo de las palabras en la pantalla. Mientras escribimos nosotros “escuchamos” el contenido emocional de un email, pero nos olvidamos que no hay forma de enviar telepáticamente ese contenido emocional al receptor del email. Los investigadores, dice Goleman, sugieren que hacemos eso porque la gente es naturalmente egocéntrica, tendemos a asumir que los otros comprenden cómo nos sentimos cuando en realidad eso no suele suceder.

Para evitar los malos entendidos, Goleman recomienda tres cosas:

- Suele ocurrir que es más difícil que malinterpretemos a alguien que conocemos bien. Así que una solución sería conocer en persona o por teléfono a alguien que solemos malinterpretar por email, o que nos mal interpreta a nosotros, así nos conoceremos mejor. Eso si nos interesa, obviamente

- Tratar de pensar en la perspectiva de quien envió el mail antes de enojarnos o pensar mal.

- Tomarse el tiempo de escribir un email efectivo. Los mensajes cortos suelen ser interpretados como rudos, y es más fácil plasmar mal nuestros sentimientos, así que lo mejor es escribir tranquilos, y releer luego lo que hemos escrito, pensando en el otro.