Cuando la mujer gana más que el hombre ...El dinero en la pareja

El sicólogo Giorgio Agostini explica que por razones socioculturales estamos acostumbrados a que el hombre se constituya en el proveedor del hogar. Cuando esto no ocurre, los problemas no se hacen esperar. Hay varones que se sienten menoscabados, se deprimen y no faltan los que boicotean a su mujer y le piden que deje el trabajo.




Desde la época de las cavernas el hombre ya definió su rol al interior de la pareja. Mientras los varones de la época prehistórica salían a cazar y a buscar el diario alimento, las mujeres recolectaban frutos y cuidaban a los hijos. Nadie se habría imaginado en esos años invertir las funciones. Sin embargo, en las últimas décadas el escenario cambió. La mujer ingresó a carreras universitarias, que antes eran de exclusividad de los varones; comenzó a trabajar, a ganar un sueldo, a insertarse en un mundo prácticamente desconocida para ellas, y a ubicarse en un nivel a la par del sexo opuesto.

El fenómeno no tiene nada de malo. El problema se presenta, según explica el sicólogo y director del Instituto Sicológico Siquiátrico de Chile, Giorgio Agostini, cuando esta mujer profesional, independiente, que ha alcanzado logros y llegado lejos en su trabajo, está casada y su pareja gana menos dinero que ella.

“Por razones socioculturales estamos acostumbrados a que el hombre se constituya en el proveedor del hogar, y que solvente la mayor parte de los gastos. Si los dos trabajan, como sucede en la actualidad, lo que se espera es que el varón gane más que su pareja��?, asegura el profesional.


“Sienten que perdieron su valor��?

Agostini señala que cuando en una pareja, es la mujer quien lleva las riendas en materia de sueldos, los problemas no se hacen esperar; afloran las malas caras, el desánimo, la irritabilidad, inseguridad y las discusiones.

“Los varones pueden reaccionar de distintas formas. Está el hombre que siente que no está cumpliendo con su rol de proveedor y, por ende, se siente menoscabado. Percibe que ha perdido el sentido paternal y de protector dentro de la familia. Hay otros varones, que tienen más acentuados los rasgos machistas, al sentirse “minusválidos��?, por el hecho de que su mujer gana más, por lo que intentan permanentemente de boicotear a su pareja. Están siempre tratando de que se cambie de trabajo. Incluso, en ocasiones son capaces de decirle cosas del tipo ‘para esa porquería que ganas, no vale la pena que sigas trabajando’… Y si ella se resiste, es cuando se genera conflicto��?, indica.

El sicólogo agrega que también están los hombres que se deprimen, porque sienten que perdieron su valor, porque ya no son importantes en su rol.
Frente a estas diversas reacciones por parte de sus parejas, las mujeres lo pasan mal y se deprimen con esta situación, y terminan no sintiéndose realizadas en su trabajo, ni tampoco al interior de su hogar.

Realización en el trabajo

Mirando el otro lado de la moneda, Agostini cuenta que también le ha tocado ver mujeres que al sentirse “superiores��? al hombre, en términos de dinero, se lo sacan en cara a su cónyuge. Este fenómeno lo ha observado más comúnmente entre las temporeras.

Así las cosas, el profesional asegura que para entender lo que ocurre al interior de un matrimonio, cuando la mujer gana más, hay que tener en cuenta que “mientras en nuestra sociedad la mayor realización de la mujer es la maternidad, para el hombre lo es su trabajo��?.

El trabajo, entonces, pasa a ser muy significativo para los varones.
“Es como un hijo para ellos. Sienten que son creativos en la medida que trabajan. Cuando se quedan cesantes, es como si hubiesen perdido la paternidad. Por ello, cuando es la mujer quien genera más ingresos, se producen conflictos que pueden llegar a generar quiebres importantes. Hay hombres que reaccionan diciendo ‘cásate ahora con alguien que te pueda mantener...’ Y la mujer lo pasa mal?,